Bio·maternidad

Mis días sin Martina

El verano pasado (2015), cuando Martina tenía un año y poco más, decidimos dejar que mis padres se llevaran la niña una semana a Cádiz para probar como reaccionaba ella. Nunca nos habíamos separado ni un solo día de Martina; o por lo menos yo no me había separado de ella; Diego si lo había hecho mientras estuvo trabajando en Barcelona y yo por motivos personales seguía viviendo en Cádiz; así que el verano pasado decididos a pasar una semana en pareja, accedimos a que Martina se fuera una semana a Cádiz, su tierra natal.

Pensábamos que era un buen momento para esa primera prueba de separación porque ya había cumplido el año, había dejado el pecho prácticamente por completo y venía de pasar varios días con sus abuelos aquí en casa mientras estuvieron de visita en Barcelona. Para Martina sus abuelos maternos nunca han sido personas extrañas porque a pesar de que nosotros vivimos en Barcelona y mis padres viven entre Cádiz y Málaga la comunicación es constante y también las visitas, más bien para Martina lo que si ha sido difícil de entender es ¿por qué los abuelos y los titos se van?; cada vez que mis padres regresan a Andalucía y hacemos Facetime con ellos, Martina se entristece, tiene una relación muy fuerte con sus abuelos, en especial con su abuela.

Como el verano pasado esa prueba de separación fue superada sin ningún problema pues este año decidimos hacerlo de nuevo pero con la diferencia de que no la dejaríamos una semana sino más de una semana, y a día de hoy vamos para tres semanas ya. Sé que muchas podría pensar “pues vaya madre más desnaturalizada dejar a la hija tanto tiempo con los abuelos”…eso entre otras cosas podrían pensar, pero nada más lejos de la realidad. La verdad es que los días sin Martina han sido unos días de diversas emociones encontradas, hemos sentido al principio culpa…mucha culpa, miedo, nervios, nostalgia; pero luego a los días comenzamos a sentir cierta tranquilidad. Nos dimos cuenta de la falta que nos hacía un tiempo en pareja, tiempo para nosotros, para nuestro matrimonio, y cuando empezamos a ver que Martina no extrañaba, no lloraba y que lo estaba pasando genial, fue cuando nosotros comenzamos a pasarlo bien y la culpa desapareció. Si ella está bien, nosotros estamos bien.

Vacaciones para todos

Les explico, nosotros somos una familia de tres que vivimos en Barcelona, España; la familia de Diego vive en Venezuela y mi familia en Andalucía; como ya lo mencioné antes; nosotros estamos solos en Barcelona, no tenemos a nadie que nos eche una mano con la niña cuando queremos ir al cine, a cenar, a dar un paseo solos, etc. Si es cierto que se puede pagar el servicio de una niñera pero nunca hemos querido recurrir a esa opción por miedo y desconfianza, a mi personalmente me produce muchos nervios dejar a mi hija en manos de un desconocido de esa forma, no descarto la posibilidad de hacerlo algún día, no estoy en contra de quienes lo hacen, al contrario, les envidio de buena manera que hayan conseguido una persona de confianza a quien le puedan dejar a sus hijos así, espero algún día conseguir también a alguien que me inspire la suficiente confianza como para dejarle a mi niña así, pero por el momento no cuento con esa opción.

Así pues Martina lleva tres estupendas semanas con sus abuelos y sus tíos allá en tierras andaluzas, y ella se lo está pasando de maravilla. Para nosotros una vez que comenzamos a ver que ella estaba pasándolo bien, fue un verdadero alivio; es que no lloró ni el primer día ha sido increíble la actitud de Martina, tan independiente; esto también pasa porque ella se siente segura cuando está con sus abuelos, eso influye mucho. Nosotros por nuestra parte en casa hemos tenido sentimientos mezclados porque de sentir miedo, nervios y extrañarla, pasamos a un profundo relax, ahora tenemos tanto tiempo libre que muchas veces nos encontramos aburridos y entramos en un bucle de procrastinación precisamente por esa cantidad de tiempo libre que se nos vino encima. Aprovechamos esos días para que Diego pidiera sus vacaciones y la verdad necesitábamos este time out de las exigencias de la paternidad y el día a día.

Olvida la presión social

Muchas veces me he encontrado pensativa analizando la situación y porqué tendemos a sentir esa culpa cuando somos un poquito egoístas y he llegado a la conclusión de que es por pura presión social, no tenemos porque sentirnos culpables de buscar un momento de nuestro tiempo para nosotros mismos, para compartir con tu pareja, familia o con tus amigos, si bien es cierto que somos madres/padres también es cierto que somos personas independientes con necesidades propias que debemos atender y lo más sano es buscar un equilibrio entre tus deberes de madre/padre y tus necesidades personales. La vida no se acaba cuando te conviertes en madre/padre, es un error terrible que comenten muchas personas, el desvivirse por los hijos y olvidarse de ellas mismas, de sus pasiones, sus ambiciones, sus metas personales, o mejor dicho, pierden su identidad por completo y pasan a ser solo “la madre de” o el “el padre de”….¡NO!, eso no es sano.

Cuando te conviertes en madre/padre es simplemente un valor añadido a tu personalidad, es un plus en tu experiencia con la vida, pero ser madre/padre no es lo único que te define, en verdad no hay una sola cosa que nos defina como personas. Debemos tener una personalidad reforzada porque recuerden que nosotros, madres y padres somos el ejemplo que ven nuestros hijos en casa. Así que querida amiga y amigo que me lee, no te sientas mal si dejas a tu hijos un ratito con la abuela, con el tío, la tía, la niñera y sales a ver una película o a tomarte unas copas, al contrario, aprovecha el momento y despeja tu mente porque te lo mereces, disfruta de ese rato para coger fuerzas y darle un reset a tu cerebro.

En un matrimonio es necesario tener esos momentos sin los hijos y disfrutar de la intimidad, los hijos crecen, hacen su vida y se van de casa, es nuestra pareja quien se queda con nosotros y debemos fortalecer esa relación todos los días.

IMG_7601

Por ahora Martina sigue disfrutando de sus vacaciones con los abuelos, y ellos disfrutan de ella, para mi es muy importante que mis padres disfruten de su nieta también, ya que ellos aún son bastante jóvenes y quiero que disfruten de su primera nieta al máximo, ese es otro de los motivos por los cuales quería que Martina pasara ese tiempo en Cádiz.

Nosotros seguimos aquí en Barcelona solos, disfrutando de estos días de novios, aprovechando el tiempo libre para adelantar diligencias, hacer cosas de la casa y paseos extendidos, sin culpas, porque sabemos que nuestra hija esta muy bien con sus abuelos y estamos recuperando fuerzas para estar al 100% cuando ella regrese. Queda dicho, para poder cuidar a los hijos es fundamental primero cuidar de uno mismo, así que no te sientas culpable JAMÁS por tener tiempo para ti mismo.

Gracias por leerme

Gaby❄️

Anuncios

11 comentarios sobre “Mis días sin Martina

  1. Me hizo tan bien leer esto. Estamos en una situación parecida, mi bebé es pequeñita aún pero leerte me da esperanzas de que en algún momento tendré la fuerza de no tenerla a mi lado obsesivamente. Gracias por tus palabras!

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro mucho de haberte podido ayudar. Tiempo al tiempo, a medida que ellos van creciendo comienzan a ser más independientes y nosotros menos sobreprotectores. Es proceso lento pero seguro. Muchas gracias por leerme 😊

      Me gusta

  2. Creo que es parte de una madurez etapa que yo no estoy aún que hasta aveces me preocupa! No se si es porque trabajo fuera de casa o algún otro trauma… si no estoy con mi hija de 13 meses me presiona el pecho y no estoy a gusto donde esté… tal vez en algún momento pueda sentirme más libre y con menos culpa… mientras sigo organizando nuestras 1eras vacaciones en familia (en estas latitudes es invierno aún) y viajamos en un mes al caribe… otro tema… viajar con mi niña en avión 😁

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuanto más pequeños son más difícil es. A nosotros a pesar de que ya Martina está más grandecita igualmente nos costó hacerlo, pero después fue pasando la culpa. Aunque ya estamos desesperados por qué vuelva jajaja…ya le queda poco para volver…se acaban las vacaciones.

      Me gusta

  3. Patricia es la primera vez q leo tu Blog y me encantó! No soy madre aún pero tengo una sobrina de la edad de Martina y siempre q veo su pagina de Facebook papas 2.0 pienso en ella! Los niños son geniales y uno aprende mucho con ellos! Me gustó tu actitud con respecto a esto de “separarse” un poquito x las vacaciones.. xq coincido en lo q pusiste sobre q los hijos crecen y naturalmente tendrán q hacer su vida pero nuestra pareja es la compañía q seguiremos teniendo x eso es muy importante cuidarla! Ya me tocará ser madre y vivir mi experiencia pero me gustó mucho leer tu punto de vista! Te felicito x la hermosa familia q tienen y a disfrutar este “tiempo de novios” q les queda!! 🙂 Saludos desde Argentina.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Soledad, muchas gracias por tomarte el tiempo de leer mi post y por el apoyo con este comentario. De verdad que me alegra que no sea la única que piensa de esta forma. Efectivamente las mujeres no somos solo maquinas reproductoras de bebés y no pasa nada malo por buscarnos un hueco para nosotras mismas. Mi hija esta muy contenta con sus abuelos y este tiempo con ellos refuerza la relación con ellos. Estoy segura de que serás una gran madre en el futuro. Bienvenida a mi blog =)

      Me gusta

  4. Wooww basta de culpas mi hija también se llama Martina hace pocos meses nos separamos con su padre y ha sido muy difícil tener completamente la responsabilidad total de mi pequeña de apenas un año sus abuelos paternos la adoran y me pidieron llevarcela unos días ya casi cumplimos una semana y las dos primeras noches casi muero y la culpa aun no desaparecía del todo pero hoy me alegra leerlos y ver que es sano para las dos estar ceparadas un tiempo miles de gracias por estas notas… Bendiciones a su familia y abrazos a su Marty!

    Le gusta a 1 persona

    1. Todos nos merecemos un descanso, incluso los niños necesitan un descanso de los padres también. Gracias a ti por tu comentario y me alegro mucho de que mis palabras te sirvieran de ayuda. Bienvenida al blog. Un fuerte abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s